Novedades

La Ciudad de las Sombras

 

Las sombras saltaban intentando llegar a mí, pero el haz de la linterna las empujaba de nuevo contra la pared, donde se movían inquietas y se retorcían impotentes, arañando el espacio que nos separaba. Maullaban de forma lastimera, intentando atraparme; cuando vieron que sus esfuerzos eran inútiles, cambiaron de táctica, se volvieron perezosas y se calmaron todas a un tiempo.

Aproveché ese momento para salir de la habitación.

El silencio era espeso de nuevo cuando me colé en el pasillo, que se había convertido en un corredor muy largo y estrecho. Las sombras resbalaron por las paredes gritando, y a cada paso que daba la oscuridad se quejaba bajo mis pies. Yo avanzaba despacio, evitando pisarlas, porque los gritos que producían eran ensordecedores; enfoqué la linterna hacia el suelo, que se volvió luminoso y desprovisto de sombras. Solo entonces se arrullaron en los rincones y se callaron.

 

Leer más...

 

Muelle y los saltapiedras

 

¿Os he contado alguna vez la historia de Muelle?

 

Muelle era un niño con nariz de ratón, mirada soñadora y pelos de erizo. Creía que podía hacer cualquier cosa que se propusiera, así de inocente era.

 

—Me gustaría saltar como los saltapiedras —dijo un día, casi sin saber por qué, lo suficientemente alto como para que lo oyeran los demás.

 

Su madre, Ballesta, sonrió como hacen las madres; Resorte, su padre, tosió como tosen los padres; y el abuelo, movió la cabeza arriba y abajo.

 

Todo esto sucedía una mañana soleada, cuando el invierno empezaba ya a despedirse de Pedregal. La hierba, se dejaba caer hacia un lado y luego hacia el otro, porque el viento así lo quería.

 

Leer más...

 

Las gafas mentirosas

 

Dispara contra enemigos imaginarios y se lo pasa realmente bien, imitando las cosas que ve en las películas. Un hombre con gafas negras le observa, porque asegura que a través de ellas puede ver las cosas tal como son: ve que su fusil de plástico verde le está obligando a jugar, ve que las guerras no son lo que parecen y que las armas se encuentran entre nosotros porque quieren llevar a cabo un terrible plan...

 

Leer más...

 

Ángeles de sangre

 

Ganadora del I Premio Megustaescribir.com

 

 

En una localidad costera del Mar Menor aparece el cuerpo decapitado de una niña de trece años. No muy lejos del lugar de los hechos, la policía encuentra a un muchacho dormido, con claros signos de embriaguez y la camiseta ensangrentada. La solución parece tan evidente que asignan el caso a un inspector novato para que practique y lo zanje lo antes posible.

Así es como, de la noche a la mañana, Juanito Proaza, acompañado de personajes como Paco Garrido, veterano policía de métodos heterodoxos, y el doctor Luzón, brillante forense y gran dominador de la puesta en escena, se ve a la cabeza de un proceso que se complica por momentos y que acaba por convertirse en una investigación a tumba abierta donde se destapa una sórdida red con muchos tentáculos, que pone al descubierto el lado más perverso del ser humano.

 

Leer más...

 

Co mówią umarli (Traducción polonesa de Ángeles de sangre)

Czarny kryminał, w którym ślady policyjnego śledztwa prowadzą do dziwnego klubu miłośników powieści Nabokova.

Na jednej z plaż nieopodal Kartageny zostają odnalezione przez policję zwłoki kilkunastoletniej Susany. Nieopodal policja odnajduje również spitego do nieprzytomności i pokrwawionego chłopaka. Wszystko wskazuje na to, że to on jest mordercą, więc szef policji w Cartagena powierza, w swoim mniemaniu błahą, sprawę młodemu i niedoświadczonemu inspektorowi, Juanitowi Proezie.

 

 

Reseña...

 

 

 

 

Un gigante entrometido 

 

Daniel sacó su bolígrafo linterna y enfocó la muralla salpicada de musgo.

Entonces vio, a través de la hiedra, que los muros no estaban hechos con piedras unidas con argamasa, como es habitual en los castillos, sino con restos de juguetes rotos: cientos de miles, millones de juguetes olvidados, abandonados, destrozados y machacados.

Se fijó en los pies del gigante y observó que no calzaba zapatos, ni botas, ni nada por el estilo, sino que los llevaba envueltos con tiras de cuero, sucias y mal enrolladas. De nuevo reparó en el niño, se relamió y se dirigió hacia él dando una gran zancada, haciendo sonar los dientes...

 

Leer más...

 

Un pingüino habilidoso

 

¿Os he contado la historia

de ese pingüino elegante

con zapatos de cartón

y corbata de guisantes?

 

Se dice de aquel pingüino

que con la piel de un melón

se hizo una gabardina

y un sombrero para el sol.

 

Leer más...

Las extraordinarias aventuras del número 3

 

Todo marchaba muy bien en el cuaderno de Matemáticas.

 

El número 1 estaba orgulloso, porque lo habían colocado en una suma al lado del 2 y, como por arte de magia, apareció de repente el número 3.

Hay que decir, claro está, que esto sucedió con la ayuda del lápiz.

 

El 3 recorrió con sus pequeños ojillos la página, porque aquello era totalmente nuevo para él. A su lado, también el 4 estaba sorprendidísimo, observando cómo discutían dos números gemelos:

 

—Yo soy el sumando más importante —decía un 2.

 

—El más importante sumando soy yo —afirmaba el otro 2.

 

Leer más...

 

Cuéntame un... Cómic

 

Puede que no sea mala idea dejar a los niños solos con sus cuentos en formato cómic. A ellos les gusta ver cómo se suceden las viñetas, con sus sonidos, silenciosos y estrepitosos a la vez, con sus velocidades supersónicas y sus trastazos imposibles repletos de estrellitas, que provocan la risa más que otra cosa.

 

“Cuéntame... un cómic”, mamá.

 

Es imposible, nene, cuéntatelo tú mismo y disfruta de lo más parecido al cine que vas a encontrar con imágenes fijas. Disfruta y deja volar la imaginación, que para eso estás aquí...

 

Leer más

 

La guerra de las risas

 

Hace mucho tiempo, la ciudad de Estelado le declaró la guerra a la ciudad del Otrolado...

Nadie supo nunca el motivo, porque cuando la gente preguntaba, los generales decían retorciéndose el bigote o peinándose la barba:
—¡Es alto secreto!
Y la gente contestaba:
—Ah, bueno —porque sabían que los altos secretos no podían contarse...

 

Ver más...