A partir de 6 años

El rey Solito  (21ª edición)

 

Mención Especial Premio White Ravens

 

Todas las mañanas, cuando amanecía, el rey Solito se levantaba sin hacer ruido y se dirigía a la torre más lata del castillo, caminando de puntillas. Una vez allí, hacía sonar la trompeta para despertarse a sí mismo:

—¡¡TU-TU...TURURUUUUUU...!!

Entonces, volvía corriendo a su real dormitorio, y se metía de nuevo en la cama.

—Mmm... —decía el rey Solito, desperezándose.

Después, mandaba que le trajeran el desayuno, que para eso era el rey.

Se deslizaba con mucho cuidado fuera de la cama...

 

Leer más...

 

El robot y la Luna  (15ª edición)

 

03-OWE era un robot industrial laborioso y aplicado. Se pasaba todo el día por la fábrica limpiando tornillos, arreglando relojes y bombillas estropeadas.

—¡CLAP...! ¡CLAP...! ¡CLAP...! —se le oía por los pasillos, antes de que le colocaran la suela de caucho y empezara a hacer "¡TUMP...! ¡TUMP...! ¡TUMP...!", que ya no molestaba tanto.

Pero sufría una terrible maldición: en las noches de luna llena 03-OWE sentía... 

 

Leer más...

Muelle y los saltapiedras  (14ª edición)

 

Por las mañanas, los niños de Pedregal se reunían en la escuela. Había un verdadero revuelo de saltapiedras brincando de aquí para allá y de allá para acá.

—Me gustaría saltar como los saltapiedras —se dijo Muelle un día, casi sin saber por qué, lo suficientemente alto como para que lo oyeran los demás.

Y todos los niños se rieron de él...

 

Leer más...

 

El rey Cantarín  (13ª edición)

 

Aquí era un reino como cualquier otro reino. Tenía un bonito castillo con muchas casitas a su alrededor. En él vivía gente noble y gente sencilla.

Los nobles eran personas muy importantes que dirigían los asuntos del reino. Y para ello tomaban decisiones muy importantes.

Si alguna vez no llovía cuando el rey lo había dicho, el marqués y el barón le echaban la culpa a las nubes. Y el capitán de la guardia se enfadaba muchísimo.

¡Detengan a las nubes! gritaba desde su torre.

Y la gente sencilla tenía que perseguir a las nubes...

 

Leer más...

 

El tesoro de Caramujo  (13ª edición)

 

Si queréis conocer a Raúl Pastor, lo encontraréis en el prado con su perro Tapón, su cabra blanca y su cabra negra. Su familia es tan pobre que tuvieron que vender a la oca Lucía, el cerdito Venancio y las ovejas Julita y Pancracia. Un día, Raúl salió en busca del puente con el que soñaba todos los días, donde se veía a sí mismo sonriendo porque sus problemas iban a solucionarse...

 

Leer más...

eBook

Muelle y los saltapiedras

 

¿Os he contado alguna vez la historia de Muelle?

 

Muelle era un niño con nariz de ratón, mirada soñadora y pelos de erizo. Él creía que podía hacer cualquier cosa que se propusiera, así de inocente era.

 

—Me gustaría saltar como los saltapiedras —dijo un día, lo suficientemente alto para que lo oyeran los demás.

 

Su madre, Ballesta, sonrió como hacen las madres; Resorte, su padre, tosió como tosen los padres; y el abuelo, movió la cabeza arriba y abajo.

 

Todo esto sucedía una mañana soleada, cuando el invierno empezaba ya a despedirse de Pedregal. La hierba, se dejaba caer hacia un lado y luego hacia el otro, porque el viento así lo quería.

 

Leer más...